¿Aerotermia con radiadores? ¡Por supuesto!

La mejor opción para la rehabilitación de nuestra vivienda

Por rendimiento y eficiencia, la combinación de una instalación de bomba aerotérmica y calefacción por suelo radiante es la pareja perfecta, pero ¿Qué sucede cuando ya tenemos instalados en nuestra vivienda radiadores y nuestra caldera ha dicho ¡basta!?

¿Qué es la aerotermia?

Para todo aquél que todavía no conoce las bondades de la aerotermia, podemos decir que es una tecnología que extrae la energía del aire exterior (energía ilimitada y gratuita) y la transforma en agua caliente o fría, según la necesidad, permitiendo, con una única unidad exterior, disponer de un sistema de climatización completo (frío en verano y calor en invierno) y agua caliente sanitaria (ACS).

Además:

Esquema tipo de Aerotermia para calefacción por radiadores y producción de ACS
  • Actualmente es el sistema de climatización para vivienda más eficiente. Con una relación promedio de 25-75 %. Es decir, que del 100% de energía producida, sólo el 25% es consumo eléctrico y el resto es energía gratuita.
  • Con posibilidad de conexión a paneles de energía solar fotovoltaica, reduciendo todavía más el consumo eléctrico.
  • Rango de temperatura de trabajo inferior, por lo que el gasto energético se reduce respecto a una caldera. Lo que se traduce en más ahorro en gasto energético.
  • Equipo compacto y muy silencioso.
  • La instalación por parte de un profesional es sencilla.
  • No genera residuos ni CO2.
  • No necesita reponer combustible como en las calderas de pellets o de gasóleo.
  • El mantenimiento es prácticamente nulo.

En resumen, no sólo podremos disfrutar de un agradable confort en nuestra vivienda, sino que además estaremos contribuyendo al medioambiente y ahorrando en nuestra factura eléctrica.

Aerotermia con radiadores

Funcionamiento de emisión térmica por convección

Como hemos comentado anteriormente, la mejor pareja de baile de la aerotermia es el suelo radiante, pero si ya tenemos pareja (instalación de radiadores), quizá la mejor opción no sea cambiar, tanto por coste como por las actuaciones de obra a realizar en la propia vivienda.

El principio de funcionamiento de los radiadores es, en un pequeño porcentaje, por radiación y el resto por convección.

El proceso es el siguiente: El aire frío de la habitación entra por la parte inferior del radiador, estando en contacto con la batería del radiador y las aletas se va calentando hasta que sale por la parte superior ya caliente.

El aire se distribuye por la habitación una vez caliente, por lo que para que una estancia se caliente lo antes posible es importante mantener limpios los radiadores. Instalarlos debajo de las ventanas también ayuda a una redistribución del aire más rápida.

Por todo esto, la Aerotermia de Vaillant es un sistema perfecto para obra nueva y/o reforma ya que puede funcionar con radiadores normales gracias a la temperatura de impulsión de hasta 75º sin resistencia ni apoyo eléctrico.

Instalación de Aerotermia Vaillant con radiadores

Ir arriba